Jueves Gastronómico: Cazuela Manabita

0
58

Los manabitas (nombre con el que se denomina a los pobladores de la provincia ecuatoriana de Manabí) son gente cálida, ingeniosa y muy intensa. Estas características se ven en cualquier ámbito de su vida como en su colorida cocina llena de sabores fuertes y hogareños.

La receta que les presento hoy es propiedad intelectual de “Lati”, una auténtica manabita que conozco de toda la vida.

Es un plato contundente así que mejor disfrutarlo al medio día con la familia o con amigos, viene muy bien para disfrutarse en la temporada playera, si es el caso. Si no, con un par de cervezas muy frías de acompañante, prometo que nada les sabrá más a costa. ¡Buen provecho!

Ingredientes

– 3 verdes (plátanos machos) rallados sin cáscara (corteza)
– 400 gramos de maní (pasta de cacahuete)
– 1 Kilo de pescado sin espinas (bacalao o alguna especie con sabor fuerte)
– 2 tomates maduros en cuadritos
– 1 cebolla grande en cuadritos
– 1 pimiento verde grande o 2 medianos cortado muy pequeño
– 2 dientes de ajo machacados
– Perejil
– Sal al gusto
– 1 litro de agua
– Aceite de oliva
– Limón para exprimir al momento de servir

Pasos

Freír los ajos, la cebolla, el pimiento y los tomates en aceite y sofreír (hacer un refrito). A la vez hervir en una olla 4 tazas de agua con la mitad del pescado, el maní (pasta de cacahuete) y la mitad del refrito cuando ya esté listo.

Agregar los verdes rallados en 1 taza de agua y disolverlo hasta que quede una mezcla espesa. Añadir esta mezcla a la olla donde está el pescado, el maní y el refrito. Revolver con una cuchara de palo y darle consistencia. Dejar que hierva por unos pocos minutos. Apagar el fuego y dejar reposar.

Tomar un molde para horno (mejor si tienen una cazuela de barro, de ahí el nombre del plato) y colocar la mitad de la mezcla de pescado, maní y refrito. Sobre esta colocar la mitad del refrito y del pescado crudo que quedan. Es importante formar capas para jugar luego con la independencia de sabores. La siguente capa será la otra mitad de la mezcla que dejamos y la última será lo que nos queda de refrito y pescado acoplado de una manera aleatoria. Un poco a manera de pinceladas.

Para finalizar añadiremos perejil picado muy finamente y lo meteremos al horno para que se termine de cocinar el pescado y los demás ingredientes se fusionen. Ideal para acompañar con arroz blanco, un toque de limón y la salsa picante de su preferencia.